El Manchester City dio vuelta el partido y venció al PSG en la ida de las semifinales de la Champions League

El primero de los duelos fue para el Manchester City, que se impuso 2 a 1 ante el París Saint-Germain (PSG). Los equipos que más gastan del mundo y las dos plantillas más caras del planeta abrieron este miércoles en el Parque de los Príncipes su llave en las semifinales de la UEFA Champions League, el torneo que se transformó en la gran obsesión de los qataríes que alimentan estas instituciones.

El partido arrancó como se preveía, con el visitante avocado a adueñarse del balón, hacer bien ancho el campo y buscar con toques los espacios ante un adversario que no se replegó, pero sí cedió la posesión y apostó al contragolpe. Fue así que el cuadro francés advirtió en dos ocasiones con Neymar, pero no pudo concretar, aunque demostró que con menos pases era mucho más peligroso.

A los 15 minutos se rompió el cero a través de la pelota parada gracias a un centro desde el córner de Ángel Di María para que Marquinhos se eleve más que todos y estampe el 1 a 0 de cabeza. Desde ese tanto, el PSG se mostró mejor parado en el terreno a tal punto que con Marco Verratti y Leandro Paredes le robó la pelota al City y se plantó como dominador del balón y de las acciones.

Neymar, Backer y hasta Paredes, este último con un cabezazo, pudieron haber ampliado la ventaja para el cuadro de Mauricio Pochettino que completó un gran primer tiempo. Por su parte, los de Guardiola no tuvieron la mejor performance pero en los pies de Phil Foden, tras un error en salida del elenco francés, casi consiguen la igualdad.

En el complemento el libreto cambió. El Manchester City logró acorralar al PSG, empezó a encontrar espacios y pudo por fin ejercer su típica presión asfixiante que obligó al mediocampo del cuadro galo a retroceder casi hasta su propia área y a Di María a realizar un desgaste defensivo que lo dejó sin fuerzas para contragolpear.

Mbappé quedó aislado arriba, lejos de sus compañeros, que apostaban por tirarle un pelotazo al vacío para que gane en velocidad entre los centrales. Incluso logró en una ocasión generar una jugada de peligro con esa fórmula que casi acaba en gol de Verratti.

A los 20 minutos, finalmente llegó el empate del City casi de casualidad. Fue un centro al segundo palo de De Bruyne desde el frente derecho del ataque que nadie logró conectar pero que complicó inesperadamente a Keylor Navas y se metió al fondo de la red. Casi sin intentarlo, el belga marcó la igualdad.

Y en una ráfaga de descuidos del PSG llegó el segundo del visitante. Riyad Mahrez se hizo cargo de un tiro libre en la puerta del área y gracias a un error de la barrera que se abrió, pudo vencer a Navas con un remate a media altura al palo más lejano para estampar el 2-1 a los 25 minutos.

Si algo le faltaba a los dirigidos por Pochettino fue que cuando restaba un cuarto de hora para el final Gueye le dio una patada descalificador a Gündogan y se ganó la tarjeta roja, por lo que su equipo se quedó con 10. Quien pagó esa expulsión fue Di María, reemplazado de inmediato por Danilo.

El conjunto de Guardiola, que dejó en el banco a Sergio Agüero y a Gabriel Jesús, pudo haber conseguido un gol mas sobre el final en alguna acción de Rodri o De Bruyne, pero se finalmente el encuentro se cerró con el 2 a 1 en el marcador, ventaja que no sentencia la serie pero que deja muy comprometido al PSG.

La revancha será el próximo martes en Inglaterra, donde el equipo francés deberá ganar y convertir al menos dos goles para obtener el boleto a la gran final. El City sabe que con un empate o incluso perdiendo uno a uno, terminará celebrando. En la otra llave, Real Madrid y Chelsea empataron 1 a 1 en España y definirán la clasificación el miércoles.

infobae.com