banner-equipos

Nuevo lío judicial para Karim Benzema

Un nuevo lío judicial ha salpicado al delantero del Real Madrid Karim Benzema. El 4 de julio tuvo que declarar como testigo ante el juez Dimitri Durieux, que instruye un caso de supuesto intento de extorsión a un ex amigo cercano del merengue, Leo D’Souza, una declaración que pasó inadvertida hasta que este martes L’Equipe la ha destapado. 

Los hechos sucedieron el 7 de octubre de 2018, delante de la entrada de un bar de shisha en Paris. Esa noche debía darse una videollamada entre Benzema, de paso por la capital francesa, uno de sus amigos cercanos, Léo D’Souza, ‘consultor intermediario de marketing’, y un tal Yamma Aghrib, asistente del jugador del Real Madrid.

El motivo del encuentro era el intento de resolver una disputa sobre 50.000 euros que el futbolista estima que debía pagarle D’Souza después de un ‘préstamo’ que le hizo en junio de 2018 en un complejo hotelero de Egipto. Sin embargo la llamada nunca se produjo por un altercado entre D’Souza y un amigo de la infancia de Benzema, Smaïne Tabennehas que estaba en el bar donde iban a encontrarse el primero con Aghrib para después contactar con el jugador del Real Madrid. D’Souza presentó una denuncia horas después y se inició una investigación que dio lugar a la apertura de una investigación judicial. En noviembre de 2018, Tabennehas es acusado de “intento de extorsión” y Aghrib de “complicidad en el intento de extorsión”. Ambos niegan las acusaciones.

La declaración de Benzema

En su declaración de julio, según L’Equipe, Benzema dijo que se quejó de D’Souza cuando no recuperó los 50.000 euros. El juez le preguntó si trató de resolver la disputa amigablemente con D’Souza, a lo que el francés respondió que “dejó de darme noticias cuando volví a contactar para saber dónde estaba” y desveló que después le bloqueó en WhatsApp y “no teníamos ningún otro medio de comunicarnos”, puntualizó.

Karim aseguró que aquél 7 de octubre esperó “todo el día el FaceTime” y que después del altercado entre D’Souza y Tabennehas al encontrarse en el bar de shisha, el segundo fue junto a Aghrib al hotel donde se encontraba el merengue, momento que fue grabado por las cámaras de seguridad del establecimiento. “Me dijeron que ‘había montado una película, que se había tirado al suelo’. Les dije que no les pedí nada. Estaba tan molesto que no pudo hablar mucho. Cuando le pregunté a Yamna también sobre qué pasó, perdió su lenguaje. Les dije que hicieron cualquier cosa. Después lo vi amplificado en los medios, vi mi nombre como que fui yo quien se hizo robar y no sé qué más. Después de aquél día, siempre he estado enervado contra él. Él nunca me dijo que había visto a Léo”, declaró Benzema.

D’Souza aseguró ante el juez haber sido agredido por Tabennehas, pero está “convencido” que Benzema no presionó a los implicados para que sucediera. Aghrib cree que Tabennehas quería “probablemente hablar con Leo para poder decir a Karim: ‘él confesó frente a mí’ o ‘descubrí eso’, siempre para ‘enjabonarse’”. Pero el juez sospecha que ambos estaban confabulados y la investigación continúa.

Demasiados precedentes

No es el primer lío judicial de Benzema. Recordados son sus problemas por la conducción, el caso Zahia sobre la prostitución de una menor o el más reciente caso Valbuena, de chantaje al su ex compañero de selección, motivo, éste último, por el que ya nunca más ha sido convocado por el seleccionador francés, Didier Deschamps.

Mundo Deportivo

Leave a Reply