Un S.O.S. para Toño‏

Más que con la intención de escribir un editorial quiero desde estas líneas publicar un S.O.S urgente para que salven a Toño Noboa actual presidente de Barcelona de la cortina de humo que le vienen montando desde hace algunas semanas so pretexto de cuidar la estabilidad de un profesional que lamentablemente ha demostrado hasta la saciedad no está capacitado para dirigir al ídolo.

Hay que salvarlo no solo del verbo fácil, cursi y acomodaticio del actual entrenador (con falsedad incluída), sino también de quienes están cerca del presidente, y que en lugar de ayudarle a despejar lo más pronto el camino hacia la recuperación del equipo se han dedicado a hacerle coro a un personaje que poco a poco ha quedado en evidencia como un nuevo charlatán de los que hace tiempo no se tenía referencia por estos lares.

Salvar a Toño, es ayudar al mismísimo Barcelona a superar la crisis futbolística (no confesa) por la que está pasando ; salvar a Toño es no prestarse más para repetir la serie de falacias con las que aparece en las ruedas de prensa ( y que más dirá en las reuniones con los dirigentes ) el personaje aquel que dirigiendo al ídolo tuvo la desfachatez de asegurar que para Barcelona había sido un privilegio participar en Copa Libertadores de América como si este fuera un equipo más del montón .

En los últimos tiempos he notado con mucha preocupación cómo se afianza aquella figura equivocada de que, no estar de acuerdo con algo o con alguien es prácticamente ser enemigo. Esta posición la noto sobre todo en aquellas personas que encuentran en el adulo la forma más práctica de demostrar cuan sencillitos y mediocres son a la hora de emitir un criterio.

Hay quienes confunden la solidaridad o el respaldo a un individuo con la necedad, ingenuidad y hasta insensatez con la que se procede, al extremo de llegar incluso a ofender con términos fuertes a quienes hacemos opinión pública y todo por el simple hecho de ser más claros en razonamientos que ellos.

Pero bueno, nosotros sabemos cómo defendernos, nadie nos tiene hipnotizados.

Lo que realmente sí me preocupa es que a Toño no lo dejan reaccionar, no le permiten actuar, están hipnotizados y con su velo en los ojos han logrado cubrirlo hasta ahora también al presidente con la lamentable consecuencia de prácticamente perder el primer semestre del año.

Ojalá estemos a tiempo cuando estas líneas sean leídas. Ayuden a Barcelona que un ilusionista anda suelto y al presidente lo tienen “secuestrado”. Un S. O.S. para Toño. Un S.O.S. para Toño.