Recordando a Spencer, el eterno goleador

Recordando a Spencer, el eterno goleador

Alberto Spencer Herrera nació el 6 de diciembre de 1937, siendo el undécimo hijo de la pareja formada por Walter Spencer quien llegó a Ancón proveniente de Barbados para trabajar en tareas petroleras; y la ecuatoriana América Herrera.

Su idilio con el balón se inició precisamente en las empolvadas calles de este pueblito peninsular, que le sirvieron de escenario para vincularse a su primer amor, el Club Andes.

Posteriormente sería su hermano Marcos, el que al observar las condiciones del habilidoso delantero, lo recomendaría en el Everest en el cual militaba.

SU DEBUT PROFESIONAL

Como profesional, Alberto Spencer saltó por primera ocasión a un campo de juego el 29 de junio de 1955 en el estadio Capwell,  vistiendo la casaquilla del C.D. Everest, que cayó derrotado ante Emelec por 3 goles a 1.

La formación  del “Ciclón Rojo” fue con Mejia; Flores y Villao; Pombar, Garzón y Valdiviezo; Marcos Spencer; Marañón (Alberto Spencer), Garzón, Quevedo y Borbor.

Su primer tanto lo anotó pocos días después, el 7 de julio, cuando con golpe de cabeza batió la portería del Nueve de Octubre custodiada por Villao.

Defendiendo los colores del “equipo de la montaña” marcó 101 goles oficiales y obtuvo el vicecampeonato del Guayas de 1959.

ÍDOLO AURINEGRO

En julio de 1959 Spencer es llamado para reforzar a Barcelona en el cuadrangular de inauguración del estadio modelo “Guayaquil”.

En una histórica jornada marca el primer gol concretado en el nuevo escenario, en el empate a dos frente a Huracán.

Dos días después enfrenta a Peñarol y le anota un verdadero golazo al sombrerear nada menos que a William Martínez y paso seguido al golero Roger Bernardico.

Juanito Lopez, dirigió a Ecuador en el Sudamericano jugado en el 59 y recomendó a la dirigencia aurinegra de que contrate al atacante peninsular.

Diez mil dólares costó el pase del ecuatoriano que en marzo del 60 debutó con los colores de Peñarol anotando cuatro de los seis tantos de su equipo que se impuso en amistoso al Atlanta por 6 a 3.

Días después, el 20 del mismo mes, el ecuatoriano jugó su primer partido oficial nada menos que en la gran final del campeonato uruguayo enfrentando a Nacional, el tradicional rival del decano del fútbol charrúa, el que cayó derrotado por 2 a 0.

Spencer, con fútbol y goles, se ganó el corazón de los uruguayos y se convirtió en Idolo.

Durante su paso por Peñarol fue campeón uruguayo en 1959, 1960, 1961, 1962, 1964, 1965, 1967 y 1968; campeón de la Copa Libertadores de América en 1960, 1961 y 1966; campeón de la Copa Intercontinental en 1961 y 1966; y campeón de la Súper Copa en 1969.

En cuatro oportunidades se consagró goleador del Campeonato Uruguayo de Fútbol: en 1961 (18 goles), 1962 (17), 1967 (11) y 1968 (8); además, fue máximo artillero de la Copa Libertadores con 54 tantos: 48 con Peñarol y 6 con Barcelona.

Fue segundo en la tabla de goleo de la Intercontinental con 6 goles, siendo solo superado por Pelé con 7.

CAMPEÓN CON EL ÍDOLO

“Cabeza Mágica” retornó a Ecuador en 1971 para vestir la casaquilla del Barcelona. Fueron pocos meses pero sumamente fructíferos. Dio la vuelta olímpica con el Idolo y convirtió nada menos que 18 tantos.

SU ADIÓS DEL FÚTBOL

Alberto Spencer colgó los botines el miércoles 29 de junio de 1972. Fue en Recife, Brasil, vistiendo la casaquilla de la Tri en el encuentro frente a la selección de Irán por la Copa Independencia de Brasil.

Ecuador en ese histórico partido alineó con Maldonado; Victor Peláez, Guerrero, Jefferson Camacho y Ortiz; Bolaños, Coronel, Mantilla y Lasso; Alberto Spencer y Marcos Guime.

A lo largo de su carrera futbolística Cabeza Mágica anotó 451 goles entre partidos oficiales y amistosos; 445 en los clubes que jugó, 4 en la Selección Ecuatoriana y 1 en la Selección Uruguaya.

SU ETAPA COMO D. TÉCNICO

Tras colgar los botines Alberto Spencer se convirtió en director técnico. En Ecuador dirigió a la Universidad Católica, Emelec, Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo y Técnico Universitario; en Uruguay a Huracán Buceo y Liverpool; y en Paraguay a Guaraní.

PARA RECORDAR SIEMPRE

Quinto máximo goleador de la Primera División de Uruguay con 113 goles.

Máximo goleador histórico de la Copa Libertadores de América con 54 goles.

Autor del primer hat-trick de la Copa Libertadores de América en 1960.

Autor del primer “póker” de la Copa Libertadores de América en 1960.

Autor del primer “repóker” de la Copa Libertadores de América en 1963.

Segundo máximo goleador de la Copa Intercontinental con 6 goles.

Único jugador ecuatoriano en jugar 6 finales de Copa Libertadores, todas con Peñarol.

Único jugador ecuatoriano que obtuvo 8 títulos de liga en el exterior.

Único jugador ecuatoriano que más goles ha marcado para clubes del exterior, con 326 tantos, todos con Peñarol.

Único jugador ecuatoriano que ganó dos Copas Intercontinentales, ambas con Peñarol.

Único jugador ecuatoriano que ganó tres Copas Libertadores, y en todas las finales marcó goles.

A DIEZ AÑOS DE SU MUERTE

Alberto Spencer,  falleció en Cleveland el 3 de noviembre del 2006 a los 68 años de edad a consecuencia de una dolencia cardiaca.

Miles y miles de personas formaron largas filas en coliseo Voltaire Paladines de Guayaquil para despedir al crack cuyo cuerpo permaneció casi nueve horas en el país para recibir el homenaje que bien se merecía, antes de partir a Uruguay, donde fue sepultado.

FEF

Attachment