Recital y goleada de España por 6 a 0 ante Croacia

Recital y goleada de España por 6 a 0 ante Croacia

La selección española confirmó las buenas sensaciones mostradas en Wembley y goleó a Croacia (6-0), finalista del pasado Mundial. A España le costó arrancar y superar la presión croata, pero cuando lo hizo arrolló a Modric, Rakitic y compañía y el recital fue histórico. Saúl abrió la lata y Marco Asensio, que intervino en cinco de los seis goles, lideró la goleada ante una selección de mucho nivel.

De salida, Luis Enrique apostó por la misma columna vertebral de Wembley, aunque introdujo un cambio por línea, ya que Gayà, Ceballos y Asensio relevaron a Marcos Alonso, Thiago y Aspas. El inicio del partido no fue nada sencillo para España. Croacia tiene mucha más calidad que Inglaterra y la presión alta croata hizo sufrir mucho a la selección en el arranque del choque.

La presión asfixiante de Croacia provocó diversos errores de Busquets, Nacho o De Gea que generaron varias ocasiones claras de gol. La más clara la tuvo Rakitic, pero su disparo salió desviado por poco.

En apenas diez minutos, Croacia ya había inquietado a De Gea varias veces, mientras que la respuesta de España fue una buena combinación entre Busquets y Carvajal que casi acaba en autogol de Mitrovic y un remate desviado de Rodrigo. Los croatas encontraron un filón en la espalda de Gayà y Vrsaljko encontró por ahí una autopista por la que generó el peligro croata. Una de sus subidas acabó con un centro medido para Santini que el delantero falló con todo a favor, solo ante De Gea. Un minuto después, Carvajal evitó el gol de Perisic después de otra buena penetración del ex jugador del Atlético tras n buen pase de Modric, en la única aparición del madridista en la primera parte.

El partido nada tenía que ver con el de Wembley y España sufría demasiado. Pero se lesionó Vrsaljko y apareció Saúl. El centrocampista, decisivo en Londres,volvió a demostrar su llegada apareciendo desde atrás y remató de cabeza un buen centro de Carvajal tras un excelente pase en profundidad de Sergio Ramos. En su casa, el jugador que lleva a la Dama de Elche tatuada en su brazo izquierdo, Saúl se confirmó de nuevo como el jugador total de la nueva selección de Luis Enrique.

El gol cambió por completo el guión del partido, desmoralizó a los croatas y espoleó a la selección y en especial a Marco Asensio. El balear interceptó un mal pase de Kovacic a Rakitic y lanzó un zurdazo imparable para marcar el 2-0. En plena euforia y cuando empezó el’tiki taka’ Asensio volvió a disparar con la zurda tras una buena acción por la derecha y con algo de fortuna, puesto que su remate se estrelló en el larguero y la espalda del portero lo metió dentro, anotó el tercero para acabar de sentenciar a Croacia.

Tras empezar sufriendo, tres goles en once minutos cambiaron el panorama y dieron paso al festival de la selección ante una Croacia que se fue apagando con el paso de los minutos y en la que Modric especialmente estuvo totalmente desaparecido.

Tras la reanudación España salió dispuesta a rematar la faena y Croacia nunca logró volver a meterse en el partido. Rodrigo marcó el cuarto nada más empezar la segunda mitad tras una buena asistencia de Marco Asensio y Sergio Ramos completó la manita rematando de cabeza un córner que sacó de nuevo el jugador mallorquín.

La última media hora se le hizo interminable a Croacia, que sólo deseaba que el partido acabara lo antes posible. España siguió disfrutando, tocando y buscando ampliar la goleada. Isco se sumó a la fiesta anotando el sexto después de una nueva asistencia de Marco Asensio, que intervino en todos los goles excepto en el de Saúl. El sexto gol cerró la goleada, confirmó la buena pinta del proyecto de Luis Enrique y supuso la derrota más abultada de la historia de Croacia. La afición, eufórica, acabó coreando el nombre del técnico asturiano.

Mundo Deportivo

Attachment