Licencia para perder

No soy de la época del jugamos como nunca y perdimos como siempre; tampoco de ésta era triunfalista del fútbol ecuatoriano; pero precisamente porque nací en el limbo de ambas épocas (viví goleadas horribles así también resultados épicos) creo ser más cauto y consciente.

Gracias a Dios nuestra eliminatoria es larga y por ende podemos (y vamos a) perder, los tropiezos son normales en un recorrido y si no somos capaces de entender esto, nos privaremos de disfrutar un proceso exitoso (creyendo que será histórico) y renegaremos por cada derrota que tenga la selección.

Todo proyecto tiene su planificación y una clasificación a un mundial no tiene esa excepción, debemos entender que Ecuador no está obligado a ganar en todas las canchas ni a terminar primeros en las eliminatorias; nuestra chapa no es la de campeones del mundo ni tampoco la de potencias mundiales; que seamos un equipo con una mentalidad diferente a la de antiguas selecciones nacionales, eso es cierto; como también creemos y podemos pelear de tú a tú con varias selecciones, pero de ahí pretender que debemos dominar las eliminatorias de principio a fin me parece muy desubicado y “un premio” muy sin sentido; o ustedes conocen a algún campeón del mundo por las eliminatorias (¿?).

Una vez entendido lo arriba mencionado, debemos tener muy clara la idea de que siempre nos podremos enfrentar con alguna selección mejor y Colombia entra en ese lote; así mismo debemos comprender que Barranquilla no es lugar para ganar porque para eso están y con sentido de obligación Lima, La Paz y Puerto Ordaz.

Haber ganado en Buenos Aires y el conquistar 12 puntos de 12 posibles en el inicio de las eliminatorias nos da un colchón muy grande y cómodo para transitar rumbo a Rusia… precisamente esos resultados no deben desubicarnos de nuestro objetivo real.

No podemos ser tan siniestros e hipócritas pretendiendo tirar abajo lo hecho hasta ahora y cuestionar o poner en tela de dudas a este grupo por una derrota, no seamos el lechuguín en la marea que se deja llevar por la corriente; si esta es triunfalista pensar en que seremos campeones del mundo o si aparecen las derrotas pensar en que todos son incapaces y no estamos como para llegar a un nuevo mundial.

Sé que empezaron las dudas, los cuestionamientos y los fantasmas del ayer pero en serio dudar en que no vamos a llegar al mundial jugada la 6ta fecha, siendo segundos, con 13 puntos a favor y con la primera derrota en el horizonte, es como creerse el más feo del mundo porque Irina Shayk te rechace a salir.

Ésta selección me invita a ser optimista, por eso en Barranquilla… tenían licencia para perder.