Indignación arbitral del Real Madrid: “Lo que ya sabíamos desde hace bastante tiempo…”

Era difícil encontrar un Clásico más insulso que el disputado en el Camp Nou. Es el riesgo de colocarle en el calendario a tres jornadas del final, pero en cuanto el balón empezó a rodar, todo cambió y el planeta entero se dio cuenta de que al fin y al cabo era un Barcelona-Real Madrid. La tensión apareció, los aciertos de unos y otros, decisiones arbitrales que no gustaron, especialmente en el Real Madrid y que llenaron de argumento a los dirigentes de la entidad madridista para regresar indignados por lo sucedido sobre el césped del estadio azulgrana.

Al margen del empate final, el Clásico sirvió para demostrar que el Real Madrid tiró la Liga sin justificación alguna en pleno verano, sin capacidad para reaccionar y para pelear un campeonato que cada temporada que pasa le da más pereza a la entidad madridista

El Real Madrid supo plantar cara, pelear de igual a igual once contra once y dar la vuelta a una situación que se puso muy fea para los blancos. Curiosamente, los de Zinedine Zidane no supieron jugar ni aprovechar esa ventaja numérica que tuvo durante 50 minutos, No acertaron a sacar rédito a esa superioridad, atascándose en ataques sin profundidad tras multitud de toques al borde del área.

Cristiano Ronaldo sigue siendo capital en este Real Madrid. Impresiona a los rivales y sirve de foco para sus compañeros. Sin el portugués en el campo, la luz baja de intensidad y cuesta horrores encontrar esos huecos que en la primera mitad aparecieron por todos lados.

El caso de Gareth Bale es curioso. Relegado a la banda derecha por el técnico y olvidado por sus compañeros hasta que no piso el centro del ataque, justo cuando entre Lucas Vázquez. A la primera oportunidad que tuvo, acertó a lograr el empate final. Pocos balones para un jugador que tiene gol y calidad.

Los dirigentes del Real Madrid se marcharon de Barcelona cabreados, es decir, más allá del enfado. No entienden las decisiones que, según ellos, condicionaron el resultado y que “confirman lo que ya sabíamos desde hace bastante tiempo”. Al margen, creen que han dejado pasar una oportunidad de oro de compensar la goleada de la primera vuelta, que no de salvar la temporada liguera, competición tirada por la borda meses atrás.

marca.com